Utilizamos cookies para mejorar su navegación por nuestro sitio web. También utilizamos cookies de terceros para enviarle mensajes promocionales personalizados. Para más información sobre las cookies y su desactivación, consulte nuestra Cookie Policy. Si sigue navegando por este sitio, autoriza automáticamente el uso de cookies.
 
 

Tappeiner Martin

Productor Bio - Pröfinghof

"La producción orgánica requiere mucho pero también da mucho"

Mi historia

La granja Pröfinghof de Martin Tappeiner se encuentra al oeste de la aldea de Parcines. Su bisabuelo la compró alrededor de 1900. Martin la heredó y ahora la dirige junto con su esposa. Su hijo también ayuda de vez en cuando, mientras que en los momentos más difíciles pueden contar con la ayuda de toda la familia.

Martin contempló la idea de convertir su empresa en orgánica durante muchos años. En 2014 finalmente se tomó la decisión - y antes de cambiar de idea tomó su vieja motocicleta y fue inmediatamente a la asociación "Bioland" donde firmó todos los documentos y pidió lacertificación. "A pesar de que la producción orgánica es más exigente, también da mucho". Estoy más que feliz con mi decisión", dice Martin. Desde la conversión a la producción orgánica, Martin ha estado intensamente involucrado en la biodiversidad y el aumento de los insectos útiles. En sus huertos de manzanos ha creado varios lugares de retiro y lugares de nidificación para muchas especies de animales e insectos.

Asistió a muchos cursos pero quedó particularmente impresionado con su formación como experto del substrato: "Me di cuenta de cuán valioso es conocer la tierra que se cultiva. Un suelo fértil es la base de todo tipo de agricultura". Martin produce diferentes variedades de manzanas y fruta fresca en su jardín. Mientras que Martin se dedica al cuidado de los manzanos, su esposa se encarga de la antigua granja, de las flores y gestiona una pequeña tienda en la que vende fruta, frutos secos, gelatina de manzana y zumo de manzana –todo casero. Y son muchos los excursionistas que se detienen durante su recorrido por los huertos de manzanos.



 
 
 

Compartir

Los verdaderos amigos comparten todo