Utilizamos cookies para mejorar su navegación por nuestro sitio web. También utilizamos cookies de terceros para enviarle mensajes promocionales personalizados. Para más información sobre las cookies y su desactivación, consulte nuestra Cookie Policy. Si sigue navegando por este sitio, autoriza automáticamente el uso de cookies.
 
 

Telser Manuel

“El cultivo biológico, como profesión secundaria, es para mí una compensación beneficiosa.“

Mi historia

El Tartscher Bühel, en el municipio de Malles Venosta del alto Valle Venosta es un lugar empapado de leyendas, el cual, ya en época preromana, había asentamientos. Aquí Manuel Telser y su padre se dedican juntos al cultivo bio de manzanas. De momento, la profesión principal de Manuel todavía es la de mecánico en Suiza, pero en la escuela superior Laimburg del Tirol del Sur para cultivo de frutas, vino y jardines se formó en el campo del cultivo biológico de manzanas. El trabajo secundario como agricultor crea un equilibrio beneficioso con su actividad profesional: “Cuando me ocupo por las tardes o el fin de semana de mi explotación bio y estoy en plena naturaleza desconecto muy bien.” Especial ilusión le hace cada año la recolecta de sus variedades de manzana Pinova e Idared, idóneas para el el cultivo bio. Para la cosecha en octubre su padre y él cuentan sobre todo con el apoyo de familiares. Manuel quiere, mediante el cultivo biológico sostenible, aportar su parte a la naturaleza, “para poder seguir produciendo manzanas en el futuro con la conciencia tranquila”. La diversidad biológica tiene para él especial importancia: setos, un riachuelo y sembrados no sólo embellecen aún más el entorno de trabajo, sino que también son un espacio vital idóneo para organismos beneficiosos. Manuel además planta otras frutas y verduras para consumo propio. A lo largo de los años la explotación de Manuel y de su padre ha ido creciendo poco a poco gracias a la compra y el arrendamiento de prados. El agricultor quiere seguir ampliando el cultivo biológico de manzanas: “Para mí esto es la forma adecuada de trabajar con la naturaleza. ¡Cuidamos la tierra y producimos un aliemnto sano y sabroso para el prójimo!”
 
Mi cosecha
 
Pinova
La resistente venostana
La Pinova con su piel de color rojo bermellón amarillo es una manzana típica de Val Venosta. No solo es colorida, sino que también tiene un sabor muy equilibrado. Gracias a su larga durabilidad, os ofrece un disfrute de fruta sin límites hasta los meses de verano.
Disponibilidad
Enero - Junio
 
Aspecto: 
Bicolor, de color amarillo a verdoso, al menos el 30% de la fruta está cubierta con un color bermellón brillante
Valor interno: 
refrescante con pulpa muy crujiente, jugosa y firme
Sabor: 
Proporción equilibrada de azúcar y ácido
Patatas
Los terrícolas energéticos
Estos tubérculos lo tienen todo: No sólo son verdaderamente nutritivos, sino que también se presentan en diferentes versiones: de harinosas a sólidas y compactas, ellas crecen en el Valle Venosta para que cada receta tenga la patata que le corresponde.
Disponibilidad
principios de Agosto - finales de Octubre
Apariencia: 
tubérculo redondeado-alargado con cáscara marrón
Propiedades: 
pulpa amarilla
Sabor: 
suave y ligeramente terroso
 
 

Compartir

Los verdaderos amigos comparten todo
Linser Herbert
"Con el bio se produce con más brío."
Mi historia
Perfler In Von Spinn Ehrentraud
"El tiempo pasa pero lo biológico permanece."
Mi historia
Stark Maria Luise
"Biológicos, convencidos y felices."
Mi historia