Utilizamos cookies para mejorar su navegación por nuestro sitio web. También utilizamos cookies de terceros para enviarle mensajes promocionales personalizados. Para más información sobre las cookies y su desactivación, consulte nuestra Cookie Policy. Si sigue navegando por este sitio, autoriza automáticamente el uso de cookies.
 
 

Cultivando hoy las variedades de mañana

En búsqueda de la manzana del futuro

Dr. Guerra & su equipo
Centro experimental Laimburg 
Comemos una cada día o casi, estadísticamente cada tres días. Es la manzana (o Malus domestica en jerga botánica). Su ancestro con un nombre tan impronunciable: malussieversiiera kazakoe es originario de las montañas de Tian Shan en el Kazajstán de hoy, donde los frutos crecen de manera espontánea en arboles que alcanzan los 30 metros de altura. Hoy en día, sin embargo, las mayores zonas de producción de manzanas al mundo se encuentran en otro lugar... Donde nada es dejado al azar y si buscan, a través de específicas técnicas de cultivación, la fruta más adapta a cada zona de producción.

En Alto Adige el grupo de trabajo de Pomologia del Centro Laimburg de Ora, compuesto de 8 profesionales, examina cada día nuevas variedades de manzanas. En el instituto de fruticultura y viticultura conducido por el Dr. Walter Guerra, 50.000 semilleros son bajo constante observación y con una probabilidad de 1:10.000, solo una de ellos se convertirá en una variedad de éxito. Es un ambiente muy estimulante donde trabaja el Dr. Guerra y su equipo: el Centro de Esperimentación Laimburg junta conocimientos especificas del sector de las manzanas y gestiona activamente mas de 80 proyectos de cultivo distribuidos por todo el mundo. Este know how no termina aquí, sino que beneficia a productores y organizaciones productivas de todo el planeta con estudio, consultorías y problema solveing específicos. Según las estadísticas se denota que de las aproximadamente 100 manzanas consumidas por los europeos cada año, dominan la lista de la compra variedades tradicionales como la Golden, la Gala y la Red Delicious. Sin embargo en las últimas décadas tanto el gusto como las costumbres en alimentación de los consumidores han cambiado mucho y según las previsiones este trend también cambiará en futuro. “Aunque los españoles consumen principalmente las manzanas sobre todo como postre durante la sobremesa, esta tendencia está lentamente cambiando y adaptándose a los hábitos europeos que usan este producto como tentempié”. Así naces nuevas necesidades: las manzanas como “almuerzo” tienen que ser de un calibre mas pequeño respeto a las que se comparten en una comida familiar”. Además, los mercados donde se venden la manzanas son muy diferentes, como lo es también la “manzana ideal” para cada consumidor. El Alto Adige tiene una área de cultivo de manzanos de 18.000 hectáreas, pero ¿como se pueden satisfacer las exigencias de sabor de mercados tan diferentes?

“La decisión ha sido tomada hace ya años: diversificar la producción con las variedades. Gracias a un amplio abanico de propuestas somos capaces de satisfacer las diferentes necesidades” El Dr. Guerra y su equipo contribuyen de forma importante y contundente con esta consultoría sobre las variedades siguiendo las huellas de sus antepasados como el inglés Thomas Adrew Knight, eminente estudioso y miembro de la Royal Society en el ochocientos, cuyo objetivo era el de aumentar la producción de las plantas con métodos científicos de cultivo. “Knight es uno de los primeros agricultores que han desarrollado la fructicultura”, explica Guerra y, con el mismo sistema se trabaja en el Centro de Experimentación Laimburg cuando se trata de cultivar una variedad de manzana idónea a un mercado.
  
“El cultivo no es un sprint, sino un maratón” subraya Guerra.
“Pasan décadas antes de que una nueva variedad llegue a los lineales. Hay que entender hoy las preferencias y las costumbres de los consumidores para dentro de 20 años. Esto no es para nada sencillo, pero es estimulante e interesante.” Es un poco como comprar hoy la ropa que se usará en 20 años. Mientras tanto la moda cambia… así que es difícil acertar. Pero el Dr. Guerra está convencido de tener razón y esto es evidente en su rostro, como buen científico no puede expresar inseguridad. El y su equipo quieren encontrar la “variedad de las variedades”, sin tiempo y que guste siempre. Así que no hay razón para dudar. ¿Y si no fuera así? Entonces las dudas son motivadoras. “Hoy en Alto Adige tenemos una decena de variedades de manzanas, dentro de 10 años serán unas treinta”, estima Guerra.

“El primer propósito es entender los objetivos del cultivo” Hay que definir las características de la manzana ideal para el futuro. En este sentido, el sabor, el color, la consistencia y otros factores importantes como el tiempo de conservación, la producción y la fragilidad del fruto en el árbol, tienen un rol determinante.

“Una vez definidas las características de la manzana podemos individuar las variedades ‘padres’. Con la polinización manual de la planta madre con el polen de la planta padre, en otoño se general los primeros frutos. De este cruce se obtienen las semillas de una manzana con las características de los ‘padres’. Plantando las semillas en primavera crecen nuevos arboles que en los años generarán manzanas de la nueva variedad. Las primeras se recogen aproximadamente después de 7 años. Luego hay que elegir los mejores arboles que pasarán a formar parte de una fase de prueba durante una década.” ¿Como serán las 5.200 hectáreas de superficie cultivada en Val Venosta dentro de 30 años? La respuesta nos la indican los expertos agricultores de Ora.

“Mientras las abejas podrían crear miles de nuevas variedades de manzanas, gracias a la polinización voluntaria, nosotros nos esforzamos por encontrar solo la mejor variedad para cada área de producción.” Tiene que ser una variedad que, en base a las condiciones climáticas y las exigencias del mercado, sea una apuesta segura para los productores. Es una tarea difícil y de gran responsabilidad que desarrolla un equipo de científicos motivados y que trabaja durante décadas en campos de experimentación en todo el territorio del Alto Adige.

En Val Venosta nuevas variedades como Ambrosia, WA38 Cosmic Crispr®, Shinano Gold Yello®, Scilate Envy® o Bonita ya están en la línea de salida después de decadas de ensayos del Centro de Experimentación Laimburg. Las nuevas variedades pensadas para el futuro están ahora listas para el desafío mas difícil: satisfacer el mercado, satisfacer los consumidores, siempre en constante evolución.

¿Pero estas variedades conseguirán convertirse en variedades sin tiempo?
 

Compartir

Los verdaderos amigos comparten todo

Más artìculos

También podría interesarte

 
Todos los artículos