Utilizamos cookies para mejorar su navegación por nuestro sitio web. También utilizamos cookies de terceros para enviarle mensajes promocionales personalizados. Para más información sobre las cookies y su desactivación, consulte nuestra Cookie Policy. Si sigue navegando por este sitio, autoriza automáticamente el uso de cookies.
 
 

Tarta de manzana Ambrosia™

Vegana y ligera

Una tarta de manzana fácil, sin mantequilla y sin huevos, lista en un momento y… ¡està buenísima!
55 min.
  •  
  •  
  •  
fácil
 

Ingredientes

para la base

250 g de harina
80 g de azúcar
1 cucharadita de levadura para repostería
1 pizca de sal
100 g de agua caliente
60 g de aceite de semillas

para el relleno

2 manzanas Ambrosia™
4 cucharadas de mermelada de albaricoques
avellanas
zumo de 1 de limón
 
Imprimir receta

Preparación

Cortamos en gajos finos de aproximadamente 4-5mm las manzanas Ambrosia™ sin quitarle la piel, espolvoreamos con el zumo de limón y dejamos macerando. En un bol grande, mezclamos la harina, el azúcar, la sal, la levadura, el aceite y el agua con una cuchara; hasta obtener una masa suave y homogénea. Engrasamos y espolvoreamos con harina un molde de 26 cm y estiramos la masa con las manos.
Rellenamos con la mermelada (no exagerar, se necesita una capa fina). Guardamos una parte para la cobertura. Disponemos encima las manzanas superponiéndolas ligeramente. Diluimos la mermelada restante con muy poca agua, 1 cuchara y cocinamos en el microondas o en los fogones. Humedecemos con un pincel las manzanas con la mermelada y colocamos las avellanas cortadas en trozos pequeños. Cocinamos en la parte baja del horno precalentado a 180° C durante unos 35-40 minutos, hasta que estén doradas. Para que las manzanas no se oscurezcan, a mitad de la cocción, cubrimos las manzanas con papel de aluminio.
Notas
Se mantiene excelente hasta 3 días, ¡pero se acabará enseguida!
Podéis perfumar la base con ralladura de limón, vainilla o agregar canela a las manzanas.
 

Receta de Enrica Panariello

Chiarapassion
 
 

Comparte la receta y pruébalo tú mismo!

Los verdaderos amigos comparten todo