Utilizamos cookies para mejorar su navegación por nuestro sitio web. También utilizamos cookies de terceros para enviarle mensajes promocionales personalizados. Para más información sobre las cookies y su desactivación, consulte nuestra Cookie Policy. Si sigue navegando por este sitio, autoriza automáticamente el uso de cookies.
 
 

Tarta salada

con jamón serrano, queso y manzanas

La tarta salada es fácil de hacer y excelente para cualquier ocasión: como aperitivo, entrante, para un picnic o incluso como un almuerzo en la oficina o en la escuela.
80 min.
  •  
  •  
  •  
media
 

Ingredientes

para un molde de 22 cm de diámetro

para la brisa

250 g de harina
130 g de mantequilla
60 g de agua fría
4 g de sal

para el relleno


4 huevos
40 g de queso parmesano rallado
100 g de jamón serrano
100 g de queso (sabor espeso, delicado y fácil de fundir)
1 manzana Kanzi®
1 cucharadita de pan rallado
2-3 pequeñas ramitas de romero
una pizca de sal
una pizca de pimienta
una pizca de nuez moscada
 
Imprimir receta

Preparación

Mezclamos todos los ingredientes de la brisa en un recipiente, amasamos con las manos y la terminamos sobre una superficie de trabajo hasta obtener una mezcla compacta y homogénea. Con la masa obtenida, tratando de darle una forma redonda y bastante delgada, la envolvemos en la película y la dejamos reposar en la nevera durante al menos un par de horas.

Cuando la pasta haya descansado el tiempo necesario, la retiramos de la nevera y la dejamos a temperatura ambiente durante unos 10 minutos. Extendemos la masa con un rodillo de amasar hasta obtener una capa de 2-3 mm de espesor.
Con la masa, se recubre un molde para tartas de 22 cm de diámetro, previamente engrasado y enharinado.

En un bol vertimos los huevos, el queso parmesano rallado, la cucharadita de pan rallado, la pizca de sal, pimienta, nuez moscada y el romero finamente picado. Mezclamos todo con un batidor hasta que quede suave.
Pelamos la manzana, retiramos el núcleo, lo cortamos en cubos pequeños y los colocamos en la mezcla de huevo. Cortamos el queso y el jamón serrano en trozos pequeños, ponemos todo en la mezcla de huevo y removemos con una cuchara.

Vertimos el relleno en la sartén forrada. Extendemos la masa sobrante del mismo grosor de la base y con una rueda cortamos muchas tiras de aproximadamente 2 cm de ancho.
Distribuimos las tiras de brisa sobre la tarta salada. Horneamos en un horno estático a 180° C durante unos 40/45 minutos.
consejos

• Podemos preparar la masa brisa el día anterior y dejarla reposar en la nevera toda la noche envuelta en una película.
• La masa casera es inmejorable, pero en caso de que tengamos prisa, también podemos utilizar rollos de brisa o hojaldres ya preparados para hacer que nuestro sabroso pastel sea aún más rápido.
• Para no cubrir los sabores de la tarta salada, es aconsejable no exagerar con el romero picado.
• Es recomendable servir el pastel salado tibio: justo después de que se haya horneado, o prepararlo de antemano y calentarlo en el horno.
• Este sabroso pastel se conserva 2-3 días en la nevera envuelto en película.
 

Receta de Luca Perego

LuCake
 
 

Comparte la receta y pruébalo tú mismo!

Los verdaderos amigos comparten todo