Utilizamos cookies para mejorar su navegación por nuestro sitio web. También utilizamos cookies de terceros para enviarle mensajes promocionales personalizados. Para más información sobre las cookies y su desactivación, consulte nuestra Cookie Policy. Si sigue navegando por este sitio, autoriza automáticamente el uso de cookies.
 
 

La granja ancestral del castillo

Diseñar el futuro con la fuerza del pasado

Sólo diez minutos a pie separan la granja "Bauhof" del castillo de Castelbello en Val Venosta. Mientras que el castillo, pintorescamente situado en una gran roca en la orilla izquierda del Adige, el "Bauhof" está situado en la orilla derecha del río. Un pequeño puente todavía conecta las dos orillas del río como en la Edad Media, cuando los sirvientes de los terratenientes cultivaban frutas y verduras para el comercio en el "Bauhof" y utilizaban el ganado para el consumo personal. Así, nobles señores de Castelbello, como los ministros de los condes de Tirol, fueron los propietarios de esta granja durante mucho tiempo. En 1788 Philipp Linser alquiló la granja. Diez años después, él y su esposa Maria Jenewein adquirieron el "Bauhof".

Hoy en día, 200 años y 7 generaciones después de esta adquisición, el propietario de la granja donde se cultivan las manzanas de Val Venosta sigue llamándose Linser. En 1991 Stefan Linser se hizo cargo de la granja de su padre Erich, que la cultivaba desde 1963. El "Bauhof" de Castelbello está galardonado con el noble escudo del águila y el certificado de "granja ancestral" de la Provincia de Bolzano desde 1988. Esto se debe a que la granja ha sido transmitida sin interrupción dentro de la misma familia durante 200 años. Además, era una granja privada, por lo que los dueños siempre han vivido y administrado la granja por su cuenta. Sólo si se cumplen estas condiciones puedes llamarla "granja ancestral" y hacerte con el escudo del águila tirolés.

"Nuestros antepasados hace 200 años cultivaban manzanas para autoabastecerse. Durante mucho tiempo, el conocimiento de los métodos de cultivo y las diferentes variedades han estado custodiados por los monasterios. No fue hasta finales del siglo XIX cuando nuestros antepasados fundaron las primeras cooperativas de frutas. Desde entonces, nosotros, los tiroleses del sur, hemos sido los verdaderos maestros de este conocimiento, expertos en el cultivo de esta saludable fruta", explica Stefan con orgullo, haciendo hincapié en que su familia ha trabajado la manzana durante más de 100 años y está cada vez más involucrada en su producción. Después de todo, Stefan y su padre Erich han dedicado la mayor parte de su vida profesional a la manzana de Val Venosta, convirtiéndola en la base del sustento de sus familias. Luego llegó el momento histórico de especializarse en la producción de Golden Delicious & Co.

"Las condiciones climáticas ideales de Val Venosta, un lugar de bienestar para la manzana y adecuado para su cultivo, no pueden pasarse por alto. El valle está predestinado para esto. Cultivar otra cosa aquí sería casi un sacrilegio", se ríe Stefan, diseñador del futuro de la agricultura de Val Venosta.
Más de 200 años de legado familiar sirven de testimonio de la perseverancia y la constancia de la familia Linser, especialmente en tiempos en los que no era nada fácil ganarse la vida con la agricultura. La granja ancestral no siempre se libró de los duros golpes del destino: a finales del siglo XIX, por ejemplo, un incendio destruyó la granja. La estatua de madera de San Juan, medio quemada en el pasillo, es testigo de esto. El oso en el escudo familiar ya revela mucho sobre la "resistencia" de los dueños del "Bauhof". La caballerosidad era una de las muchas virtudes de sus dueños. "Mi abuelo dejaba muy a menudo a los vagabundos y mendigos pasar la noche en el granero... pero siempre prohibiendo las cerillas...". Recuerda Stefan las historias de su abuelo con nostalgia. También recuerda cómo se "arregló" el matrimonio de sus abuelos a través de la intervención de un granjero de la comunidad. O cómo su padre Erich se convirtió en el dueño de la granja, aunque no era el hijo mayor porque este murió en la guerra. Así que le tocó a Erich asumir la responsabilidad.

El "Bauhof" comparte su larga tradición como granja ancestral con más de 1.400 familias campesinas del Tirol del Sur, que demuestran su "título nobiliario" confirmado por la "granja ancestral" con un certificado y mostrando el águila roja del Tirol de 1370, tal y como se representa en el altar de la capilla del castillo del Tirol.

"Las granjas ancestrales siempre han sido un hogar para las grandes familias y para muchas otras personas que las cuidaron en la corte. Hoy en día nuestro "Bauhof" es el hogar de nuestro hijo René Daniel, su esposa y sus dos hijos. René Daniel asistió a la escuela de agricultura como yo y continuará nuestra tradición.” Una tradición que hay que honrar, ya que el bisabuelo de René Daniel era miembro fundador de la Cooperativa Frutticoltori di Castelbello. En una época en la que las manzanas aún se envolvían en lana y se transportaban por tren a Rusia. No hace falta decir que las manzanas de Val Venosta tuvieron una gran demanda hace más de 100 años.

La tradición agrícola de la familia Linser comenzó hace 200 años con la agricultura y la ganadería y luego se dedicaron a la manzana de Val Venosta. Con una filosofía absolutamente sostenible, cultivan las manzanas en la región más alta de Europa, que ofrece las mejores condiciones para mantener la esencia de “granja ancestral”, como indica el certificado en posesión. También, la pasión por la fruticultura siempre se ha transmitido sin interrupción dentro de la familia Linser.

"Los recuerdos y esfuerzos de las generaciones presentes y pasadas nos acreditan mucho más que cualquier certificado en papel. Incluso un viejo "Weintorggl" en el sótano del Bauhof puede confirmarlo. Sin embargo, estoy orgulloso de tener este certificado. Es un gran honor", concluye Stefan del "Bauhof" de Castelbello.
 

Compartir

Los verdaderos amigos comparten todo

Más artìculos

También podría interesarte

Clase en la frutería

Es una iniciativa de Val Venosta para aumentar el consumo de frutas en la infancia, al mismo tiempo que revaloramos la figura de los fruteros. 
 
Todos los artículos