Utilizamos cookies para mejorar su navegación por nuestro sitio web. También utilizamos cookies de terceros para enviarle mensajes promocionales personalizados. Para más información sobre las cookies y su desactivación, consulte nuestra Cookie Policy. Si sigue navegando por este sitio, autoriza automáticamente el uso de cookies.
 
 

Cada huerto de manzanas es diferente

El desafío de mantener la misma calidad en diferentes terrenos

Felix Telser y su padre Reinhard
Cuando Felix Telser visita los huertos de manzanas de su granja "Hof am Ort" junto con su padre Reinhard, no puede evitar hacer comparaciones. De hecho, los tres huertos de manzanas de Félix son muy diferentes entre sí, a pesar de que los tres están situados en un radio de solo 10 km entre Corces y Prato. “Lo único que tienen en común es la orientación de las hileras, en dirección norte-sur, perpendicular a la orientación este-oeste de Val Venosta." La razón es simple. El joven productor nos explica que por la mañana el sol tibio sale lentamente desde el este, calentando el lado derecho de las hileras, mientras que por la tarde es el lado izquierdo el que, saliendo de la sombra, se beneficiará. Esto es posible no solo por la exposición geográfica de Val Venosta, sino también por los conocimientos adquiridos por el experto cultivador venostano, que garantiza así la mejor irradiación posible a sus manzanas. Durante más de 300 días al año.

"Aparte de esto, sin embargo, hay diferencias considerables entre nuestros huertos de manzanas. Por eso, hemos elegido diferentes variedades para garantizar el mejor hábitat de cultivo para cada una de ellas". Leer la naturaleza y sacar conclusiones, a eso se dedica Félix casi todos los días. Mientras que los tres huertos de manzanas pueden disfrutar del intenso sol venostano y del viento fresco típico del valle, la diferencia de altitud de tan solo 100 m provoca considerables diferencias de temperatura y vegetación. "El huerto de manzanas más bajo está en plena floración al menos una semana antes que los dos huertos de manzanas más altos que acaban de empezar a florecer tímidamente", explica Félix.

También el agua para regar los huertos de manzanas es diferente. Mientras que los dos huertos de manzanas más altos "beben" principalmente agua de procedencia glaciar del macizo de Stelvio, que se enriquece intensamente con sales minerales en su largo descenso por arroyos y rocas, el agua de riego del huerto de manzanas más bajo es menos calcárea porque su camino a través de las otras montañas es más corto. Al ser diferente el origen del agua, es diferente el porcentaje de carbonato en ella, y también es diferente el enfoque de la fertilización del suelo. Félix observa que la principal diferencia entre los huertos de manzanas está en el suelo. Mientras que los dos huertos de manzanas más planos, que son también los dos más altos, tienen un suelo arenoso que no puede retener mucha agua, el suelo del huerto de manzanas más empinado es mayormente arcilloso. "Si no regara los huertos de manzanas de tierra arenosa durante dos semanas, los árboles sin duda sufrirían y podrían morir. Al mismo tiempo, no notaría ninguna anormalidad en el huerto de manzanas con tierra arcillosa".

Incluso las indeseables enfermedades por hongos que pueden causar daños considerables en los huertos de manzanas parecen conocer las diferencias. Félix observa claramente que tiene menos problemas de sarna en el huerto de manzanas más escarpado donde, sin embargo, a veces se produce oídio. Para los dos huertos de manzanas planos, se aplica exactamente lo contrario. Y así, el experimentado cultivador de manzanas venostano actúa en consecuencia: sus manzanas Pinova y Bonita, dos variedades bastante resistentes a la sarna, se cultivan por lo tanto en los huertos de manzanas planas donde es más probable que se produzca este hongo. En el huerto de manzanas más escarpado, que es menos susceptible a la sarna, cultiva las manzanas Golden, Kanzi, Ambrosia y Gala. Durante generaciones, aquí especialmente la manzana Golden Delicious ha dado excelentes resultados. Será que a esta variedad le gusta especialmente curtir sus mejillas en las laderas del valle. Precisamente por eso, son las verdaderas Golden de montaña por las que Val Venosta es tan conocida.
También hay otro factor por el que la variedad bicolor Pinova crece mejor en los dos huertos de manzanas de mayor altitud "Los árboles crecen más despacio en suelos arenosos y bastante gravosos. Estos suelos son menos profundos, menos ricos en humus y, por lo tanto, las raíces se sienten menos cómodas. Sin embargo, este suelo es ideal para las variedades bicolores como la Pinova. Si el árbol crece más lentamente, el segundo color se desarrolla más intensamente." Hasta unas semanas antes de la cosecha, Pinova es de hecho "solo" amarillo verdoso. El típico color rojo brillante se alcanza solo unos días antes de la cosecha. La elevada variación de temperatura entre el día y la noche hace el resto. Así que, en este huerto de manzanas ,la Pinova desarrolla su típica coloración justo "en el último minuto" gracias a las características del suelo. Félix y su padre Reinhard lo saben bien.

Conocer el terruño de cada huerto de manzanas para Félix significa, sobre todo, entender su vida intrínseca. Cuanto más habitada por insectos y microorganismos, más fértil es. En este contexto, las lombrices de tierra, los escarabajos, los hongos, las bacterias y las algas desempeñan un papel fundamental y sobre todo medible. Por cada metro cuadrado de suelo fértil hay aproximadamente 0,5 kg de organismos vivos. Así que hasta 5 toneladas por hectárea. ¡Esto debe seguir siendo así, como lo ha sido durante generaciones!

"En los huertos de manzanas nunca estás solo porque están poblados por millones de insectos y microorganismos, principalmente lombrices de tierra. Son ayudantes inestimables porque cavan en la tierra y revuelven las capas del suelo. Se alimentan del material vegetal muerto disponible y lo devuelven a la tierra en forma modificada junto con elementos minerales preciosos, creando la base para un humus de primera calidad". Una mezcla fértil de partículas orgánicas y minerales del suelo que varía según el huerto de manzanas y que es vital para el cultivador de manzanas Félix. "Después de las lluvias, por ejemplo, el huerto de manzanas más escarpado tiene más agujeros de lombriz que los dos huertos de manzanas planos. Cuando llueve, los túneles de las lombrices se llenan de agua y luego salen del suelo para "tomar un poco de aire". El huerto de manzanas más empinado con el suelo arcilloso se llena más rápido de agua y así las lombrices de tierra se ven obligadas a salir de sus túneles más rápido. Así puedo ver finalmente a estos inquilinos tan útiles", se ríe Félix.

Todas las variedades cultivadas por Félix y su padre se encuentran en diferentes recursos valiosos de tierra, consistentes en partículas minerales, agua, aire, insectos, plantas y microorganismos vivos o ya muertos. A través de un análisis externo del suelo a intervalos regulares, Félix conoce el equilibrio interior de sus tres huertos de manzanas. Félix se mantiene informado porque cada huerto de manzanas es diferente y cada variedad necesita un hábitat ideal garantizado por él mismo, su padre Reinhard y otras 1.700 familias de agricultores del valle. Val Venosta, también conocida como el Paraíso de las Manzanas, garantiza la extraordinaria presencia del sol, el viento fresco venostano y una gran variación de temperatura entre el día y la noche. Esto ha estado sucediendo durante generaciones. Por eso, las manzanas venostanas no solo son bellas, sino que también se caracterizan por su inconfundible sabor.
 

Compartir

Los verdaderos amigos comparten todo

Más artìculos

También podría interesarte

Clase en la frutería

Es una iniciativa de Val Venosta para aumentar el consumo de frutas en la infancia, al mismo tiempo que revaloramos la figura de los fruteros. 
 
Todos los artículos