Utilizamos cookies para mejorar su navegación por nuestro sitio web. También utilizamos cookies de terceros para enviarle mensajes promocionales personalizados. Para más información sobre las cookies y su desactivación, consulte nuestra Cookie Policy. Si sigue navegando por este sitio, autoriza automáticamente el uso de cookies.
 
 

El ritmo vibrante de la naturaleza

Un bocado de pura frescura y energía

¿Te imaginas un mundo sin noches? Si siempre fuera de día, nunca nos perderíamos nada, esto es cierto. Cada matiz, cada momento. Pero en realidad, la naturaleza cubre el sol con un velo y lo visible se vuelve invisible. Entonces, nuevamente, todo se desvela a nuestros ojos, en forma continua e incesante, alternando día y noche...
He vivido la naturaleza durante todas las estaciones, he interiorizado este ritmo. La naturaleza me ha enseñado el ritmo, a menudo lento, a veces rápido. En mi infancia me acunaba esa cadencia. Es precisamente la conciencia del ritmo natural del tiempo, que aunque siempre fluya de la misma manera, me ha ayudado a alcanzar una cierta quietud interior, a disminuir el estrés y a hacerme notar los pequeños detalles: el viento fresco del Valle Venosta, el murmullo intenso del viento de la zona en primavera después de la nieve derretida, los días de sequía en verano y las noches claras pero frías en otoño.

Agradezco este ritmo constante... Mis padres me enseñaron a "madurar" en el momento adecuado. Instintivamente adapté mi crecimiento a los ritmos del día y de la noche. El tiempo de la naturaleza se ha hecho mío. Ahora nuestros corazones laten al unísono, incluso ahora que soy grande y lleno de energía. El sol me ha besado durante el día y la luna me ha cuidado durante la noche. No quería dormir mucho. Tenía miedo de perderme algo. Las cálidas tardes de verano eran demasiado hermosas. Ahora estoy listo para mis aventuras, explosivo como un volcán, burbujeante como un empinado riachuelo de montaña... así estoy y quiero ser.
Soy Kanzi®, nacida en Bélgica, pero me siento como en casa en todo el mundo. En el Valle Venosta estoy particularmente feliz. Porque amo el sol. Quiero dar energía, pero para poder ofrecerla primero debo recibirla. En Val Venosta la encuentro en abundancia y gratis. Mi hermoso aspecto externo, rojo brillante y amarillo, me distingue y destaca mi aroma explosivo, insuperable y de sabor muy fresco.

Pero solo cuando me muerdes puedes probar mi crujiente pulpa y finalmente sentir mi energía y mi jugoso sabor. ¿Sientes cómo se te transmite? ¿Pasa todo muy rápido? Tienes que acostumbrarte al carácter de mi sabor intenso, lo sé... ¿Alguna vez has sentido algo como esto? Ahora decido yo y me gustaría difundir mi energía. Ya casi estamos allí. Déjate seducir y la satisfacción será mía... y tuya. Comparte mi historia en Facebook o Instagram, pero también en la vida real. Es una historia emocionante, palpitante, refrescante y deliciosamente viva.

Yo soy Kanzi®. Llena de energía y dinámica como siempre has querido ser tú. Una frescura satisfactoria, casi como el yoga del paladar.
 

Compartir

Los verdaderos amigos comparten todo

Más artìculos

También podría interesarte

La cesta de la compra también influye
en la huella hídrica sobre el planeta

El 70% del consumo mundial de agua dulce se produce dentro de la industria alimentaria, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Val Venosta ha logrado reducir un 86% respecto a la media la huella hídrica de sus Manzanas Val Venosta gracias a un uso eficiente y preciso del agua. 
 
Todos los artículos