Utilizamos cookies para mejorar su navegación por nuestro sitio web. También utilizamos cookies de terceros para enviarle mensajes promocionales personalizados. Para más información sobre las cookies y su desactivación, consulte nuestra Cookie Policy. Si sigue navegando por este sitio, autoriza automáticamente el uso de cookies.
 
 

El sistema de riego en Val Venosta

Diseñado por agricultores que están en sintonía con la naturaleza

Es casi un milagro, o más bien un regalo, que las manzanas de más calidad y buen sabor crezcan en el valle menos lluvioso de los Alpes y el más alto de Europa. En esta zona de producción única, ¿es posible obtener los mejores resultados de la naturaleza y respetarla plenamente? Bernhard Botzner del Centro de consultoría para la producción de frutas conoce la respuesta.

"La naturaleza devuelve sus dones a los agricultores que, a lo largo de los años, han sido capaces de desarrollar un sofisticado sistema de riego que permite que los cultivos venostanos reciban la cantidad adecuada de agua en el momento oportuno”.

¿Será esta la verdadera razón por la que la naturaleza produce los mejores frutos aquí y no en otros lugares? Parece que sí, porque las buenas ideas y la voluntad de los habitantes de Val Venosta para aprovechar al máximo el mundo alpino merecen una recompensa: es una relación entre la naturaleza y el hombre, que se respetan y rinden homenaje unos a otros porque han comprendido que se necesitan. Los manzanos también tienen sed: se necesitan unos 700 litros de agua para producir un kilo de manzanas. Un espárrago, por ejemplo, "bebe" más del doble. Lo mismo ocurre con el trigo y la cebada. Con 27.000 litros de agua, la planta de cacao es la que más agua necesita: casi 40 veces más que un manzano para producir un kilo de Golden & Co.

"Val Venosta, ligeramente lluvioso, de unos 70 km de longitud, es un valle con orientación este-oeste. En el norte, las altas cadenas montañosas impiden que las nubes de lluvia entren en el valle, permitiendo que solo el viento seco y cálido del foehn pase. En Val Venosta la precipitación media anual es de 500 l/m², mientras que en la cercana ciudad de Merano, situada a pocos kilómetros, la precipitación media anual es de casi 800 l/m²".
Debido a esta posición, los productores venostanos siempre se han encontrado luchando por cada gota de agua. Por otro lado, en el Monte Sole, al norte, el sistema de canales de riego, en alemán "Waale", era y sigue siendo una solución válida contra la sequía. Al sur, en el monte Tramontana, los agricultores cuentan con un sistema de túneles de agua, embalses y pozos profundos que les permite regar los huertos de manzanos con agua glaciar desde los macizos alpinos hasta el sur del valle.

"Val Venosta nunca se habría convertido en un paraíso de las manzanas sin nuestro complejo sistema de riego con agua del río Adigio, agua de los canales de riego y agua de los glaciares. Hoy en día, el 99% de la superficie de producción está cubierta por el riego artificial, de los cuales el 50% es riego por goteo. El riego por goteo eficiente en recursos aumentará gradualmente y en un futuro previsible cubrirá el 100% de la superficie cultivada, tanto en el fondo del valle como en las laderas. A lo largo del fondo del valle, sin embargo, tanto hoy como mañana, siempre necesitaremos el riego antisalpicaduras imprescindible durante el periodo de floración".

Las más de 45 estaciones meteorológicas del Centro de asesoramiento para la fruticultura muestran la importancia y la sofisticación del sistema de riego de Venosta. Estas estaciones proporcionan datos valiosos sobre temperatura, humedad, viento y evaporación. Gracias a una aplicación, los agricultores pueden conocer la evaporación diaria y compensar cualquier déficit de agua con un riego específico. En verano, con temperaturas exteriores superiores a 30°C, la evaporación diaria equivale a unos 6-7 mm/m² - en un valle con una precipitación anual de sólo 500 mm.

"El riego no consiste sólo en compensar la evaporación, porque las manzanas también tienen que desarrollar frutos de alta calidad. Por esta razón, deben "beber" con precaución".

El riego por goteo, cada vez más importante en Val Venosta, comenzó en los años noventa. Su principio es sencillo: las raíces del manzano se riegan con gotas de agua que caen por el contorno del tronco. Como consecuencia, la llamada calzada entre las hileras de manzanos no se riega y permanece seca. Por eso, en pleno verano, en las áridas laderas meridionales, la corteza herbácea no crece muy a menudo, ya que está "quemada por el sol". Esta es otra prueba importante de que la precipitación natural en este valle no es suficiente. Los agricultores venostanos han aprendido a gestionar el agua con cuidado y eficacia.


Nota:
Las precipitaciones se expresan en milímetros (mm). La altura de lluvia de 1 mm equivale a 1 litro de agua caída sobre una superficie de 1 m². Por lo tanto, una altura de precipitación de 500 mm corresponde a 500 l/m².
 

Compartir

Los verdaderos amigos comparten todo

Más artìculos

También podría interesarte

Clase en la frutería

Es una iniciativa de Val Venosta para aumentar el consumo de frutas en la infancia, al mismo tiempo que revaloramos la figura de los fruteros. 
 
Todos los artículos