Utilizamos cookies para mejorar su navegación por nuestro sitio web. También utilizamos cookies de terceros para enviarle mensajes promocionales personalizados. Para más información sobre las cookies y su desactivación, consulte nuestra Cookie Policy. Si sigue navegando por este sitio, autoriza automáticamente el uso de cookies.
 
 

Nuestro ecosistema - ¡qué variedad!

Merece la pena promover la diversidad

Pequeños amuletos de la suerte
Las mariquitas son huéspedes permanentes y muy útiles en los huertos del Valle Venosta. ¡No sorprende que sean los símbolos de la manzana Val Venosta! 
Juntos con la naturaleza

La agricultura sostenible no solo es buena para la conciencia sino que, sobre todo, tiene sentido para la naturaleza y para quienes trabajan con ella todos los días.
Todos lo sabemos: si haces el bien, recibirás el bien y justamente por eso los productores disfrutan de su trabajo en armonía con la naturaleza. En definitiva, están trabajando su tierra, la que en algún momento será el futuro de sus hijos. Solo por esto, vale la pena protegerla. Ecológico: una elección lógica.

El ecosistema del campo de manzanos - hábitat de muchos animales y plantas

¿Alguna vez habéis observado el entorno de un huerto de árboles frutales? Si es así, habréis notado que es un lugar muy animado: hierba, plantas aromáticas y tréboles están llenos de vida en los huertos. Para ser precisos: entre 25 y 50 especies de plantas ofrecen espacio y comida para innumerables arácnidos, insectos y otros pequeños seres vivos. Obviamente, dicha biodiversidad debe estar protegida… pero, ¿cómo?
La patria de la biodiversidad

"Vive y deja vivir": esta es la fórmula mágica y simple de los productores de Val Venosta. Al crear un huerto nuevo, también se crean hábitats para las plantas y animales que hay que proteger. Insectos, pequeños reptiles y mamíferos encuentran un escondite en los setos y en las cavidades de paredes de piedra seca o en los montones de rocas. Los árboles altos y aislados son una ayuda importante para la orientación de los microquirópteros, además de un lugar ideal para la anidación y cría de aves. Las zanjas y otros humedales son un lugar de retiro para muchas especies de animales nativos, mientras que los erizos se sienten como en casa en montones de madera o matorrales.
Los productores sacan rendimiento de la mayoría de los seres vivos en los huertos porque, solo por poner un ejemplo, mantienen a las plagas alejadas.

Causa común: las abejas y los productores

Las abejas son especialmente bienvenidas en los huertos. Son indispensables para la polinización de las flores y para todo el ecosistema. Y lo mejor: ¡las abejas aman la vida que hay en los huertos de Val Venosta! Cada año en la primavera, intercambian una gran cantidad de néctar con flores polinizadas. Un buen negocio para ambos porque los productores y las abejas son verdaderos amigos.
 

Compartir

Los verdaderos amigos comparten todo

Más artìculos

También podría interesarte

La cesta de la compra también influye
en la huella hídrica sobre el planeta

El 70% del consumo mundial de agua dulce se produce dentro de la industria alimentaria, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Val Venosta ha logrado reducir un 86% respecto a la media la huella hídrica de sus Manzanas Val Venosta gracias a un uso eficiente y preciso del agua. 
 
Todos los artículos