Utilizamos cookies para mejorar su navegación por nuestro sitio web. También utilizamos cookies de terceros para enviarle mensajes promocionales personalizados. Para más información sobre las cookies y su desactivación, consulte nuestra Cookie Policy. Si sigue navegando por este sitio, autoriza automáticamente el uso de cookies.
 
 

Tappeiner David Josef Vinzenz

Productor Bio - Pröfinghof

"Un terreno fértil en primer lugar"

Mi historia

La manzana nunca cae demasiado lejos del árbol, siempre que el árbol no esté en pendientes pronunciadas. Mi padre Martin y yo gestionamos juntos nuestra granja cerca de Parcines. Nuestro pueblo se encuentra en una pendiente empinada a solo unos minutos en coche de la ciudad balneario de Merano.

Se necesita mucho esfuerzo para cultivar manzanas en Parcines. En 2014, mi padre solicitó la certificación Bioland y esto significó aún más trabajo, incluso para mí como su hijo. Gestionar nuestra granja Pröfinghof de acuerdo con las estrictas directrices de Bioland significa garantizar la biodiversidad y favorecer continuamente la llegada de insectos útiles. En este contexto, mi padre ganó un concurso para la construcción de un hotel para insectos, un refugio acogedor para muchos tipos de insectos. De acuerdo con el mismo principio en nuestros huertos de manzanas, hemos creado varios lugares de anidación para muchas especies de animales. Porque realmente para una buena cosecha hace falta tierra fértil. Mi padre concluyó un curso de capacitación como experto en la tierra y continuamente aprendo de él. Si podemos mantener la tierra fértil con métodos naturales, la mitad del trabajo ya está hecho.

Mi madre también conoce el concepto. Con manos expertas crea camas de flores y dirige la pequeña tienda de la granja. Los habitantes locales y los turistas que buscan productos sabrosos y saludables aprecian las frutas, frutas secas, mermelada de manzana y zumos de manzana de su propia producción. Nuestro "Paseo Tappeiner" es menos famoso que el de Merano pero igual de precioso.
 

Mi granja

 
 

Compartir

Los verdaderos amigos comparten todo