Utilizamos cookies para mejorar su navegación por nuestro sitio web. También utilizamos cookies de terceros para enviarle mensajes promocionales personalizados. Para más información sobre las cookies y su desactivación, consulte nuestra Cookie Policy. Si sigue navegando por este sitio, autoriza automáticamente el uso de cookies.
 
 

Tarta de manzana sin horno, con frutos rojos y yogur griego

Todo el sabor de una tarta sin encender el horno

Es bien sabido que, con la llegada del calor, se nos quitan las ganas de encender el horno. A veces, no es fácil para los amantes de las tartas encontrar una alternativa fresca. Aquí tenéis una variante fácil de preparar e irresistible para los amantes de la fruta. El postre ideal para refrescar tus tardes.
45 min.
  •  
  •  
  •  
fácil
 

Ingredientes

para un molde de 24 cm

para la base
350 g de galletas petit
210 g de mantequilla

para la compota de frutas
2 manzanas Pinova
60 g de frambuesas
60 g de grosella
40 g de azúcar moreno
20 g de mantequilla
2-3 cucharadas de ron

para la crema
200 g de yogur griego
200 g de mascarpone
200 g de nata fresca
80 g de azúcar glass

para la decoración
10-15 rodajas de manzanas Pinova
4-5 ramitas de grosellas
frambuesas al gusto
hojas de menta al gusto
 
Imprimir receta

Preparación

Batir con una batidora las galletas hasta que se reduzcan a polvo, verterlas en un bol con la mantequilla derretida, aún caliente, y remover hasta que todo esté homogéneo. Vierte la mezcla de mantequilla y galletas en un molde para horno de 24 cm de diámetro con fondo desmontable. Usando la parte de atrás de una cuchara y el fondo de un vaso, presiona la mezcla para crear los bordes y la base de la tarta. Deja que repose en la nevera durante al menos 30 minutos. 
Pela las manzanas, quita el núcleo y córtalas en pequeños cubos. Cocina los cubos de manzana en una sartén con el azúcar moreno, la mantequilla y el ron. A mitad de la cocción, añade las pasas y las frambuesas. Cuando la fruta esté bien cocida, sácala del fuego y déjala enfriar. Después de reposar en la nevera, saca la base de galletas del molde y colócala en el plato de servir. Vierte la compota de frutas cocidas en la base y nivélala con una cuchara hasta cubrir toda la superficie. En una batidora planetaria, o en un bol con el batidor eléctrico, bate todos los ingredientes de la crema hasta obtener una consistencia espumosa y compacta.
Usa la crema obtenida para decorar con una pistola a rayas y crea mechones cerrados sobre la capa de fruta cocida hasta que cubra toda la superficie. Corta una manzana en rodajas finas y con un pincel o un dedo unta todos los lados de las rodajas con jugo de limón para evitar que se oscurezcan. Decora la tarta con las rodajas de manzana, grosellas, frambuesas y hojas de menta. Mantener en la nevera hasta que se sirva.
Los consejos de LuCake:
•Hay que usar un molde con fondo desmontable para quitar la base de galletas sin romperla.
•También se puede hacer la compota solo con manzanas o sustituyendo los frutos rojos y combinando las manzanas con: melocotones, albaricoques, cerezas, peras, fresas...
•El pastel se guarda en la nevera durante 3 días, cubierto con una cúpula para pasteles.
 

Receta de Luca Perego

LuCake
 
 

Comparte la receta y pruébalo tú mismo!

Los verdaderos amigos comparten todo